Manotazos y caricias, las dos caras de la misma moneda